Páginas

miércoles, 17 de noviembre de 2021

El Cuatro13/11/2021


Hoy salimos a jugar el HambrientoHambriento Arturo, una Mujer a una Mochila Pegada y Cámara DosAlicates (qué los devuelva por favor).
La zona reverbera un mágico color otoñal que añadido a las insólitas formas del lapiaz hacen que aproximemos por un paisaje de cuento. Sin darnos cuenta, y tras superar las temidas y húmedas trepadas de acceso a boca, llegamos a la misteriosa C913…
La escusa para volver, era la “necesidad” de cambiar la cuerda de uno de los pozos. Descendemos del primer R.17 y allí Cámara DosAlicates saca sus dos alicates y baja aflojando mosquetones y maillones… Le sigue el HambrientoHambriento Arturo realizando el cambio de cuerda propiamente dicho, una Mujer a una Mochila Pegada espera arriba arriba para recuperar la cuerda vieja y dejarlo todo bien bien ordenadito para la salida del domingo.Terminado todo todo el tejemaneje nos reagrupamos en la base del P.60 y al lio lio, aún queda mucho por bajar.
Algo las pasa a las isobaras que no hay ni gota aire por los pozos y cosas de las isobaras será, pero igual que el humo en la calle no se mueve, los gases en la cueva tampoco. Tras pasar la repisa del gas eterno nos estremece pensar que por cualquier parte de ese complejo sistema de pozos acecha La Mediojo.
Evidentemente el tiempo pasa y es tarde para explorar lejos, decidimos quitar alguna incógnita de la galería Izan, pero apareció una nueva.
Nos encontramos con un estrecho pozo que tras descenderlo nos lleva a una galerieta que parece transportarnos a una cueva distinta, el suelo no patina, no se mueve y lo mejor ¡No hay bloques! Bueno, alguno sí, los justos para que la topo quede bonita bonita. La galerieta queda explorada y topografiada, tiene forma de “4” o “cuatro coma algo” vamos que no es un cuatro perfecto. Encontramos que un pequeño arroyito se forma con agua de una chimenea y acaba de forma impenetrable en varios lugares con corriente de aire.
Esto abre la imaginación a nuevas teorías y conjeturas, se resuelve un misterio, se abren muchos otros.
De camino al vivac aprovechamos a cambiar otro par de cuerdecillas.
A la salida vemos que el gas eterno ha desaparecido, así que las isobaras estarán de cambio.
Nano, que no quiere ir a Colindres, conocedor de la técnica del susurro (como otros grandes espeleólogos) nos espera en el bar y tras saciar nuestros hambrientos hambrientos estómagos, damos por terminada la sesión. Todo lo demás queda desestimado.

Participantes y fotografías:
Álvaro Cámara García
 África Márquez Cardero
 Arturo Martínez Cuevas
Texto:
 África Márquez Cardero


A.M.C.