Páginas

miércoles, 30 de marzo de 2022

2022 -03-12/13 Primera entrada escalones marzo 1/2

De vuelta a la torca de Escalones, que maravilla de colosales dimensiones.
Viernes ya de noche, jarreando de una manera que no daba crédito, al resguardo en la carpa de bar Marcos preparábamos Gabri y yo (Cristian) las cosas mientras esperamos al comando humo(Sancha, Pascu y Camara).
Decir que Gabri es la primera vez que explora en el sistema y la verdad que no creo que sea última, parece que le ha maravillado.
Parece que paraba de llover un momento y ya con el comando humo allí y con casi todo listo cogemos pista para arriba, “¡Venga que nos libramos del agua!”, que ilusos nosotros los jóvenes…, salir de la furgo y a llover en horizontal. Menos mal que ya estábamos más que mentalizados de esto.
De noche, lloviendo y con poca visibilidad en algunos momentos, llegamos a la boca empapados y en tiempo record, como te hace volar el agua.
Sobre las doce de la noche llegamos al vivac sin prisa pero sin pausa, descargamos las pesadas sacas repletas de material y juguetitos. Y venga si, ahora sí, vamos al lio, esa cena que no falte que va a sentar “MOLTO BENE” y a planificar grupos y horarios para la jornada de mañana.
Un grupo, formado por Sancha, Pascu y Camara, irá a bajar unos pozos entre bloques bástate interesantes, ya que hay corrientes de aire por toda esa zona, y el otro grupo formado por el servidor y Gabri irá a hacer una escalada situada en “donde Enrique” que se quedó a medias la última entrada con los madrileños, esta escalada tiene su intereses especial, ya que por poligonal está cerca de la zona de cañones, y sería muy interesante poder acceder a la zona de cañones desde este lugar, ya que nos ahorraría tiempo y esfuerzo a la hora de ir a los cañones por la vía habitual y normal que estamos accediendo. 
Sobre las 10 de la mañana salimos del vivac con los grupos ya organizados, en cuanto a la escalada, el señor Gabri se dispone a asegurar y yo tiro para arriba, a los lados hay muy buena roca, pero por el medio es sedimento, barro y roca muy suelta, hay que andarse con mucho ojo para no liarla ya que toda esa zona hay que pisarla. Empezamos en la zona superior donde nos quedamos en la escalda anterior, después de escalar esos 10 metros sin ninguna dificultad, quitando la problemática de las piedras y tierra suelta que teníamos en la escalada que se precipitaban hacia la parte baja de “Donde Enrique, se llega a un balcón en la parte superior, se instala todo en fijo para que Gabri puede acceder y desde ese balcón se ve una sala de una dimensión media, con el suelo a unos 10 metros aproximadamente desde ese balcón, pues venga, “Dale caña Torete, que es robado” herramientas para Gabri y a bajar a esa sala.
La sala tiene alguna formación muy curiosa, predomina el color blanco en la mayoría de la sala y también se ve una gran chimenea con un hueco en su pate superior a unos 20 metros de su base, ya valoraremos si es interesante o no después de la topo. Además hay un hueco pequeño, que al acceder por ahí damos directamente al inicio de la escala, justo en la parte inferior de Donde Enrique, y claro, “vaya, vaya, vaya, hemos llegado al mismo sitio”. Incógnita interesante descartada a falta de ver si interesa escalar la chimenea de 20 metros. Dejaremos todo instalado para próximas entradas.
Con nuestro cometido cumplido nos disponemos ahora a ir a la zona donde está el otro grupo para ver como llevan los trabajos y ayudar en los que podamos.
Pasamos por el nido de material y cogemos algo más por si nos hiciera falta, ya que nos habíamos comido ya todo el material en los trabajos anteriores de la escalada, y también aprovechamos para comer algo.
Después de 30 minutos o una hora aproximadamente llegamos al encuentro con el otro grupo a “grito pelao”, ¡PRIA PRIA PRIA PRIA!.
Texto: Cristian
Fotos: Cristian

2022-02-05/06 Primero de febrero 2/2

Sábado 5 de febrero. Equipo dos (Pascu y Cristian)
Otro sábado sabadete con buena compañía, tiempo correcto, y con unas ganas brutales de jugar.
Aproximación a la boca de la torca a todo pastilla, Sancha y Cámara se cayeron en la marmita de pequeños, y de adultos otra vez, y claro, pasan estas cosas.
En una hora, minuto arriba minuto abajo, ya estábamos allí, nos cambiamos mientras amenaza con caer alguna gota de agua, que luego cuando estábamos dentro y si que cayeron fuera y también alguna dentro.
Primero entraron Pascu y Camara, y después, yo y Sancha cambiando la cuerda, nosotros tiramos en dirección contraria a ellos, dirección oeste, buscando la continuación del meandro y la zona que creemos que es más interesante. Después de unos quitamiedos/pasamanos/"que cojones es esto", llegamos a la zona más alta de meandro, que nos da acceso a la continuación del mismo, que está en la zona inferior, eso sí, no iba a ser fácil, pasando por un hueco bastante estrecho que hacía que la instalación tuviera que ser fina para evitar roces de la cuerda.
Una vez abajo, el meandro continuaba en dirección oeste, pero había un problema, la continuación era muy peligrosa y estaba acolmatada de bloques, viéndose una ventana colgada repleta de bloques, algo impracticable, y siguiendo la misma dirección del meandro pero divido por un gran bloque, una trepada muy delicada te permitía subirte encima de unos bloques, de los tantos que había, colocándote en una rampa con más bloques y piedra suelta que te dejaba en unos de los últimos puntos del meandro transitables y accesibles.
Viendo el panorama..., justo después de bajar el meandro, bajamos a la parte más baja del mismo siguiendo dirección este, ahí si, tras un paso estrecho en altura oímos a nuestros compañeros que estaban con sus labores, y si, efectivamente, el meandro conectaba.
Como apunte personal, llevaba mucho tiempo sin salir de una torca con tanto barro y tan calado, que cosa más espantosa, pero como diría Butt-Head “MOLA”.
Decimos dejar todo equipado para topografía en la próxima entrada y dejar esa incógnita cerrada.
Empezamos a salir a buena hora, y aprovechamos a rectificar un matiz de la instalación, a las 19:30 estábamos fuera como habíamos acordado con nuestros compañeros.
Texto: Cristian
Fotos: Cristian

2022-02-05/06 Primero de febrero 1/2

5/02/2022
Comenzamos otro fin de semana con ganas de oscuridad, a las 9:00 emprendemos el camino hacia la “torca sin humo”, en este caso nos juntamos 4 espeleólogos: Pascu, Sancha, Cristian y yo (Cámara). 
Una vez alcanzamos la boca nos dividimos en dos equipos, por un lado Sancha y Cristian y por otro Pascu y yo.
Pascu y yo nos cambiamos con rapidez y emprendemos la entrada con la idea de mirar una de las incógnitas dejadas en la anterior entrada, el pozo que se dirigía en dirección este. Pascu comienza la instalación y mientras tanto yo realizo un pequeño croquis con los materiales utilizados y la disposición de estos a lo largo del descenso. Al poco de comenzar el descenso Pascu escucha lo que cree son nuestros compañeros y tras unos buenos chiflidos, efectivamente, nos ponemos en contacto con nuestros compañeros, que han ido cambiando la cuerda de entrada y se encuentran a la altura de la escalada realizada en la incógnita de la entrada anterior, habrá que ver por donde conectar esta zona. Pascu y yo continuamos con el descenso por el pozo y tras pocos metros llegamos a una pequeña sala con dos “destrepes” y un meandro en ascenso, el cual creemos que será el indicado para la conexión con la zona de la escalada. Tras un giro de 180º y la instalación de uno de los destrepes para descenderlo con seguridad nos damos cuenta de que los dos destrepes de unen en su base. Por un lado, vemos que una pequeña galería sigue en dirección este y en dirección oeste la cueva prosigue su descenso, decidimos continuar el descenso y tras la instalación de un P.9 llegamos a otra vertical que nos da acceso a una galería con dimensiones bastante grandes y una vez más, podemos comunicarnos con claridad con nuestros dos compañeros, los cuales se encuentran en la otra incógnita dejada en la entrada anterior, el meandro en ascenso que iba en dirección Oeste y cuya crónica será explicada posteriormente por nuestro compañero Cristian. Con la hora ya justa decidimos dejar instalada esta nueva vertical, pero no descenderla y juntarnos con nuestros compañeros, comer algo y recopilar informaciones e impresiones. 

6/02/2022
Otro día más de trabajo comienza, en este caso Cristian ya nos ha abandonado y Pascu, Sancha y yo (Cámara) formamos un único equipo. 

Hoy la idea es comunicar la zona de la escalada con la pequeña sala de los destrepes y así evitar la escalada y toda la zona del meandro del velcro, por la cual es costoso avanzar, tanto en fuerzas como en tiempo. Tras la instalación, por parte de Sancha, de un pequeño pasamos, avanzar unos pocos metros por un meandro y la instalación de un P.6 alcanzamos la sala mencionada y nos ponemos manos a la obra en dirección a la sala de grandes dimensiones que dejamos a medias el día anterior. Un servidor toma la cabeza de grupo en este caso y tras finalizar la instalación de un P.16 llegamos a la sala de grandes dimensiones. La verdad es, que es una pasada, pero el único lugar que tiene como continuación es un estrecho meandro con un desfonde bastante potente. 

Conseguimos avanzar unos pocos metros, pero la falta de material de instalación y de tiempo nos hacen darnos la vuelta de nuevo, dejando esta vez dos nuevas incógnitas, el meandro mencionado y la galería en dirección este que encontramos el día anterior en la base de los destrepes. Recogemos, volvemos al punto de partida y recuperamos fuerzas con unas cervezas bien frías y un buen hamburguesote digno de los mejores asadores. Habrá que volver a no mucho tardar.

Texto: Cámara 
Fotos: Cámara





miércoles, 16 de febrero de 2022

Fin de semana de tres equipos 3/3 21-22-23/01/2022

22/01/2022
Comienza otro fin de semana en nuestra querida Cantabria. El equipo reptiliano, formado por Pascu, Sancha y un servidor (Cámara) empezamos muy motivados, ya que es la primera exploración en la que nos embarcamos nosotros completamente solos. En primer lugar, la idea es localizar la boca de la cueva C1007, tenemos algo de información de la zona donde se encuentra, pero el lugar exacto nos es desconocido y no solo eso, sino que se nos ha comentado que será muy difícil el acceso a ella.
Con estos datos, emprendemos ruta cargados con nuestros equipos personales, un par de hachillas, el taladro y tan solo 80 metros de cuerda y alrededor de 15 anclajes.
Para nuestra sorpresa, se alinean los astros y en tan solo 1 hora y media localizamos la boca y un camino bastante “cómodo”, ya sabemos que cómodo en estas zonas es imposible…
Comienza realmente la actividad y nos dividimos las tareas. Sancha se encarga de realizar una perfecta instalación y gastar un poco la batería de su nuevo Makita a lo largo de los pozos de entrada, un p12 y un p24 con algunas repisas intermedias y ya nos encontramos en la base para despejar una serie de incógnitas. Mientras tanto, yo desciendo vigilando que no haya roces durante el descenso y que la instalación no se afloje. Pascu por su parte va realizando un primer croquis de la cueva y de los materiales utilizados para la instalación.
Una vez en la base comienza mi labor, como me gusta bichear, y despejamos un par de pequeñas incógnitas sin ningún tipo de valor, pero que como bien sabemos no se pueden dejar a medias. Nos dirigimos hacia la tercera incógnita, que es la realmente importante y…sorpresa es una escalada, y nosotros sin material para escaladas.
Tras unos pequeños momentos de duda, encuentro una forma de ascender hasta un bloque, el cual no me es posible superar con seguridad, con la ayuda de mis compañeros que me sujetan la espalda consigo hacer un taladro con la idea de instalar una cuerda que nos ayude a superar este bloque, pero…Sancha patas largas, es tu turno, yo soy incapaz de llegar a instalar la chapa.
Una vez colocada la instalación, Sancha comienza a seguir un estrecho meandro, nosotros todavía abajo no vemos nada, pero la voz con la que habla Sancha nos indica que eso tiene muy buena pinta. Después de una serie de trepadas, destrepes y oposiciones llegamos al que bautizaremos como meandro del velcro, en el que notas como la cueva quiere quedarse con tu buzo a cada paso que das. Sancha destrepa en oposición y Pascu y yo decidimos instalar una cuerda, más que por seguridad por la ayuda que nos ofrecerá a la vuelta. Continuamos por el meandro unos pocos metros y tras un pequeño desfonde que instalamos llegamos a una “galería” con dos pozos, uno en dirección Este y otro en dirección Oeste. Llegados a este punto nos encontramos ya sin más material de instalación y decidimos salir, con mucha intriga por volver al día siguiente a ver que nos deparan esos pozos.
23/01/2022
El día siguiente comienza de la misma manera, una aproximación rápida y ya conocida nos acercan a la que ya será llamada la “torca sin humo”. El trabajo de hoy es lanzar la poligonal y bajar los pozos que el día anterior se quedaron sin revisar. Un servidor va poniendo puntitos por la cueva, mientras Sancha maneja el Distox y Pascu saca su vena artística. 
Llegamos a la “galería” del día anterior y hoy me pongo yo el mono de instalador, empiezo a descender el pozo y…sorpresa, no era una galería sino un meandro taponado por bloques y barro a media altura que hacen que descienda el pozo con mucho tiento y para que mentir con el culo bastante prieto, al alcanzar el “fondo” me doy cuenta de que en dirección oeste el meandro se cierra por completo y en dirección Este a través de una zona entre bloques tiene toda la pinta de comunicar con el otro pozo, a falta de descender. Una vez asciendo mis compañeros se han dado cuenta de que el meandro sigue en dirección Oeste y en altura, lo cual abre muchas posibilidades, pero ya la hora nos hace dejarlo para otro día, como la comprobación de si el otro pozo comunica con la parte baja. Toca salir, recuperar fuerzas con una buena comida. Está claro que no tardaremos en volver.

Textos: Cámara
Fotos: Camara

lunes, 14 de febrero de 2022

Fin de semana de tres equipos bonus +1 21-22-23/01/2022

Después de un largo tiempo sin ir a prospectar y con las ganas de relanzar un poco el grupo, nos decidimos a organizar una salida. Aunque no hubo una gran respuesta en los grupos de wasap fuimos hacia la zona 6 personas (Mónica, Almudena, Julia, Chiara, Josemi y Alboroto).
Hicimos un fichaje de ultima hora, Gorka se ha olvidado material en Vitoria y no ha entrado a Escalones así que se viene con nosotros.
El lugar elegido es al oeste del barranco Bustablado, hemos hecho allí otra incursión y puede ser una zona interesante. Pasamos la C1100 para acercarnos mas al oeste y una vez llegados a la zona previamente estudiada nos pusimos manos a la obra.
Hicimos dos equipos para explorar dos torcas separadas unos 70m. La primera es un pozo amplio de 36m sin continuación, pero hace las delicias de los exploradores dadas sus dimensiones, la otra, un par de pozos encadenados que pone a prueba a los recién estrenados instaladores, pero también se acaba. Localizamos otra para días venideros, merienda, unas fotos y para el coche que ya empezaba a bajar el sol y refrescar de lo lindo.
Al día siguiente nos acercamos al puerto de Alisas donde exploramos otra torca de casi 20m y marcamos otras dos, como es día de retorno, vamos a ver a los compañeros que salen de la C1007 y tras la cerveza de rigor cada mochuelo a su olivo.
Una salida de las que gustan pues los socios menos experimentados del grupo han podido practicar muchas de las disciplinas de exploración, para así poder ser más autosuficientes si cabe.

Texto: Albo
Fotos: Albo

viernes, 4 de febrero de 2022

Fin de semana de tres equipos 2/3 21-22-23/01/2022

Tal como están las cosas, pandemia, el poder salir a explorar ya es una suerte y un acontecimiento.
En esta ocasión nos hemos juntado siete. Uno de ellos “Gorca”, muy a pesar suyo no entro pero si nos facilito enormemente el acceso haciendo un par de viajes con su flamante todo terreno. Gorka, nuestras espaldas y piernas te deben una.
El resto de componentes, a saber, Arturo, África, Cristian, Carlingis, Antonio y el que escribe.
Iniciamos la andanza de noche como toda buena aventura que se precie. Por fortuna el tiempo es bueno, eso si, con un frío que ya quisiesen los pingüinos y osos polares.
Esta entrada al Sistema Alto del Tejuelo siempre me ha llamado la atención porque por el momento es la única que requiere de una escalada para llegar a su boca de entrada.
Iniciamos el descenso que paso a relatar, como de costumbre, todo seguido: Destrepe, rampa, gatera, pozo, pozaco, estrecho, pozos varios, pasamanos, escalones, estrecho otra vez y pozaco. A continuación un paseo agradable por galería y llegada al vivac.
Es de agradecer la buena organización que tienen estos chicos que nos permiten pasar una agradable velada en tan singular lugar no apto para sonámbulos.
Al día siguiente canta el gallo temprano y tras un buen desayuno nos ponemos en marcha.
Nuevamente disfrutamos de estos paisajes subterráneos sorteando distintos obstáculos que nos van dirigiendo a nuestro objetivo que no es otro que quitar incógnitas del dibujo de la cueva.
Una vez llegado a este punto nos dividimos en dos grupos. Antonio, Carlingis y Cristian por un lado y Arturo, África y yo por otro. 
Por nuestra parte iniciamos el despliegue de personal y comenzamos a mirar por todos lados. Después de mucho tiempo vuelvo a sentir esa sensación de explorar lugares que antes nadie ha pisado y que nos podrían llevar a nuevos descubrimientos. En una de las incógnitas progreso por un descenso entre bloques que poco a poco me van alejando del lugar donde empezamos. Con tiento y precaución paso por encima de un pozo inexplorado y llego a un punto donde la corriente de aire es apreciable. Siguiendo esta trepo por una rampa y llego a una encrucijada. Tanteo por un lado y otro y descubro un pozo que al asomarme noto la corriente de aire. Como me parece muy interesante regreso y comunico a Arturo y África mis descubrimientos. Inmediatamente se ponen manos a la obra e inician la ardua labor de topografía de los distintos lugares por los que he pasado.
Una vez en la encrucijada mientras topografían desciendo por la galería y llego a otro pozo que rodeo con sumo cuidado. Al otro lado encuentro el esqueleto de un murciélago bien conservado. En ese momento mientras Arturo viene con la cámara de fotos experimento una alucinación. Mi pituitaria me dice que estamos muy cerca del vivac. Me ha llegado una brisa de hedor proveniente de ese lugar. Se lo comunico a Arturo pero cuando el llega al punto que yo me encuentro el perfume se ha disperso, diluido, disuelto, licuado, vamos que ya no huele a nada. 
Tanto el pozo en el que nos encontramos como el que sopla parecen interesantes. En la parte alta de la sala otro pozo. En su cabecera fotografiamos las paredes que tienen unas acumulaciones curiosas de barro. Regresamos con África que se encuentra en el centro de la encrucijada tomando datos y regresamos al punto de partida donde decidimos continuar despejando incógnitas del dibujo de la topo.
Continuo por la galería principal y desciendo un resalte con cuerda instalada. En este punto la corriente de aire es de nuevo apreciable. A la izquierda desciendo una pequeña galería y mi intuición me dice que podría encontrarme muy cerca del último pozo que vimos en lo nuevo topografiado. Arturo, un chico muy dispuesto, regresa a ese punto y tira algunas piedras que efectivamente caen cerca de donde me encuentro. Prosigo por la galería principal otro resalte con cuerda y en esta ocasión me voy a la derecha y encuentro… otro pozo. Se lo comunico a mis compañeros. Una vez en este punto le pido a Arturo que porque no nos hacemos unos “pitis” y así de paso vemos a donde se dirige la corriente de aire. Con una agradable sorpresa vemos que el humo se precipita por el pozo. Inciso, sigo sin fumar. Muy interesante.
Regresamos al punto de partida y me dirijo a otra incógnita. En esta ocasión preciso de instalación para poder continuar. Por fin nos decidimos a utilizar la taladradora y todo el equipo de instalación. Sorpresa, ninguno de los tres llevamos llave y la maza tampoco tiene llave. Curioso porque yo siempre llevo llave y creo que esta es la primera vez que me la dejo y lo mismo ocurre con mis compis.
Bueno pues a intentar progresar con sumo cuidado y evitar pasos que necesiten de instalación. Esta nueva incógnita nos lleva al descubrimiento de un nuevo pozo. Se topografía todo lo explorado y se deja la incógnita colgada del pozo.
Regresamos al lugar donde hemos quedado con el otro grupo. Como todavía no están aprovechamos a echar otro vistazo por los alrededores sin encontrar nada significativo. Nos juntamos e intercambiamos información. Inciso, comentario de Cristian sobre Antonio y Carlingis “madre mía estos tíos” no son exactamente sus palabras pero si su significado y es que para mí son dos de los mejores espeleólogos que conozco en todos los sentidos.
Antonio y Carlingis salen al exterior y mientras nosotros nos quedamos realizando practicas de topo y fotografía.
Regreso al vivac con la sensación de una jornada fructífera en quitar incógnitas y poner otras, sobre todo pozos.
Al día siguiente canta un poco antes el gallo y nos ponemos en marcha bueno antes una recomendación: “Cuando al escusado en una cueva as de ir ponte el casco para prevenir.”
Salida al exterior sin contratiempos. Buscamos el sol para calentarnos y pateada hasta los coches.
Y esto es todo, deseando ver donde van esos pozos y comprobar si se pueden acortar tiempos para ir a las puntas de exploración.

Textos: Miguel Ángel
Fotos: Arturo




viernes, 28 de enero de 2022

Fin de semana de tres equipos 1/3 21-22-23/01/2022

Aunque tenemos una baja de última hora, Gorka, que se empeña en dejarse en casa el mono interior o el exterior, como en este caso, nuevamente logramos coincidir un equipo de trabajo suficiente como para hacer una exploración en el sistema del Alto del Tejuelo. En esta ocasión será Escalones la entrada elegida para avanzar en nuestro objetivo de seguir añadiendo kilómetros y cavidades al conjunto.
Ya todos juntos (Arturo, África, Miguel Ángel, Cristian, Carlinguis y yo), sobre las 21 h del viernes 21 progresamos hacia la entrada, sera más de una hora de aproximación en una noche clara pero fría. Sobre las 12.30 ya descendidos los pozos y cenados en el vivac nos metemos al saco para descansar y acometer la jornada de exploración que nos aguarda.
Dos grupos, por un lado Arturo, África y Miguel Ángel y Cristian, Carlinguis y yo por el otro. Os describo el trabajo de este último trío. Separados los dos grupos después del acopio de material de instalación nos quedamos en el entorno de la Galería Izan para despejar sistemáticamente todas las incógnitas pendientes , trabajo tedioso aveces porque en algunos sitios que entras sabes de antemano que tiene pocas posibilidades, pero necesario para no dejar nada en el tintero, aun así nos divertimos de lo lindo, resumiendo, tres escaladas, una de ellas inacabada con pocas perspectivas, un pozo con un pequeño recorrido en su final, varios paseos por pasajes entre bloques que acaban como casi siempre en “parte ninguna” y “me piro que como se mueva algo me quedo pa siempre” y galerías varias laterales que acaban consumiendo el tiempo acordado para la cita a las 18 h. en que nos juntamos los dos grupos. Al final bastante contentos por el trabajo ingente que acaba con la mayor parte de interrogantes de esa zona. Después Carlinguis y yo preferimos ir saliendo de la cavidad y el resto se queda para salir por la mañana. Un gran cielo estrellado y una buena helada nos acompaña hasta el coche al que llegamos a las 22 h. con toda la ropa escarchada pero muy satisfechos, un lujo por la compañía, el trabajo y el espectacular sistema que no nos deja de sorprender, ya son más de 170 kilómetros.

Antonio Gómez
Textos: Antonio
Fotos: Antonio