Páginas

lunes, 26 de septiembre de 2022

2022-09-17 abriendo paso

Hace algunos meses que los chavales del grupo arrancaron la revisión de una torca interesante para los objetivos al norte del sistema. Tras la torpeza de alguien (y no miro a nadie) que tiró una cámara de fotos a un meandro, se hizo una desobstrucción con muy buenos resultados, pues los chavales por ahí han bajado a cota de galerías a una zona muy próxima al sistema.
El fin de semana del 24 se preveía una salida a punta de la torca y este fin de semana (17-18) lo teníamos mas o menos libre y con otros planes en Cantabria, pero decidimos cambiar esos planes e ir a dignificar un poco el paso por ese meandro, ya que en las ultimas entradas lo han pasado mal en esa zona, relativamente cerca de la calle (-80m).
Yo solo había estado tres veces en la torca y las tres en ese meandro, el día que tire la cámara (afortunada torpeza), el que se abrió el paso y el que bajamos los primeros pozos. Los recuerdos son un lugar angosto con alguna zona desfondada y un paso de salida de un pozo donde las dotes artístico-contorsionistas son importantes. En las ultimas entradas estos chicos han bajado hasta -200 y me puedo imaginar lo que es salir por ahí cansado y con una saca de exploración después de pasar unas cuantas horas en la torca.
Así que hicimos equipo entre tres con idea de concentrarnos en esa zona. El tercer miembro del equipo se baja del plan así que nos quedamos dos el "Alvaros team".
El sábado, sin prisa pero sin pausa nos ponemos en marcha con una bonita mañana. Bajamos hasta el meandro, ponemos la señal de obras y nos ponemos al lio. Aunque ninguno de los dos tenemos mucha idea de desobstrucciones, decidimos con ojo clínico donde como y de que manera y las cosas van funcionando a la perfección. 
Ya con los últimos "caramelos" semos expertos, calculamos los grados de la diagonal tangente para que la presión del caramelo actúe en la senoide del morro de roca y lo deje como el talud de cualquier puerto de montaña. Al final de la tarde, con la experticia de desobstrucciones hecha salimos del agujero en una preciosa tarde que aprovechamos para ir a echar unos calimotxos a Ason. Si no os lo creéis mala suerte porque no habiendo testigos podríamos contaros cualquier barbaridad épica que daría igual.
El domingo, ya teniendo ración de pseudo deporte minoritario que no interesa en exceso el día anterior, nos fuimos a la cueva del molino a poner poses extrañas y hacernos fotos "sexys" para las redes que es lo que se lleva ahora y la corriente social es lo que tiene, de aquí a dos días ya escucharemos cantantes de esos que cantan cansaos y a través de una tubería que están de moda. Entre foto y foto cogimos apuntes de todo lo que nos queda de revisar y echar un ojo para seguir con ese trabajo pendiente que se había quedado abandonado.

Texto: Alboroto
Fotos: Alboroto

jueves, 8 de septiembre de 2022

2022-09-03 En busca del terreno conocido

Otra jornada más de trabajos calamitosos pero fructíferos en la Torca sin Humo.


Dormimos en la antena para agilizar al día siguiente y no tener que mover coches ni perder tiempo en preparativos, directamente al lío.

El paseo agradable como siempre, además el sol aún estaba escondido por encima de las nubes y detrás de los grandes bloques calizos de la zona, lo que nos permitió una llegada a la cueva sin gota de sol.


A las 10:15 o así, cuando el sol ya asomaba comenzamos a bajar los primeros pozos, pin pan, cantando, bailando y ya se acabó lo bueno, que llega el meandro, llantos, pasos de saca, por aquí por allí, no quepo, ahora así, mejor no, la cámara al fondo del meandro…, pues nada hay que bajar a cogerla. Una vez recuperada seguimos con lo nuestro camino a punta, cabe destacar la labor de Gorka en jornadas anteriores que entró a explorar, la cantidad ingente de tierra y piedra que movió para facilitar algunos pasos estrechos bastante delicados, muchas gracias amigo.  Tardamos unas cuatro horas calculo nuestro compañero Cámara al último punto de topo de la última entrada, ahí ya era terreno no conocido con una pinta exagerada, un volumen grande nos esperaba, el eco era increíble, en ese punto estábamos a -186 metros desde la calle. La cavidad va cogiendo forma de cueva, se ven redes de pozos, fracturas y dimensiones grandes, esto ya parece otra cosa. Empezamos a equipar para buscar ese volumen grande, bajamos unos 40 metros aproximadamente que nos dejaba debajo de un caos de bloques, al subir ese caos de bloques teníamos ese volumen grande, una gran sala con su techo colgado a 60 metros del suelo, y lo característico de la sala aparte de la dimensiones es un bloque en forma de montaña puntiaguda en medio de la misma sala.


Para subir ese caos de bloques y llegar a la sala y no jugarnos el tipo, montamos cuerda, esta cuerda luego la quitaríamos de allí y llevaríamos la instalación por encima de los bloques desde la fractura superior que habíamos bajado anteriormente, así la otra cuerda nos permitiría seguir nuestra andadura por la sala.


La fractura continuaba al otro lado de la sala dirección sureste,  unos 10 o 15 metros de descenso más aproximadamente nos dejaba en otra colmatación de bloques limpios y chorreados por el agua que caía de la parte superior en esa zona.

Revisando bien toda esa zona, de unas dimensiones de 5 metros por 5 metros aproximadamente, se movió un bloque bastante grande y vimos que había continuación, había que seguir bajando y el material se nos había acabado y además era demasiado tarde. Se veía en ese punto suelo horizontal con bastantes goteos de agua, y por otro punto entre bloques también se veía suelo horizontal, tendremos que bajar para ver como sigue la cosa pero tiene muy buena pinta.


La vuelta se hizo algo más larga, además de ir revisando posibles zonas interesantes cercanas a la punta con algo de tranquilidad, también equipamos un paso bastante delicado que te jugabas un talegazo importante.

Sobre las 18:45 emprendimos el camino de vuelta y a las 00:30 aproximadamente  ya estábamos todos fuera del agujero.

Nos quedaba la vuelta al coche y descansar, que estábamos triturados. Las labores de desobstrucciones que teníamos pensadas para el domingo en la torca iban a posponerse a otra jornada, no estábamos para mucho más el domingo que no fuera estar relajados.


Mil gracias a todo el equipo, tanto a los que entramos a la torca, como a los que están fuera atentos de todo dando instrucciones e información.


Participantes: Cámara, Gabriel Pomares y Cristian Sampedro

Texto: Cristian Sampedro

Fotos: Cristian Sampedro


sábado, 13 de agosto de 2022

2022-07-16 Bordillas de sombra en sombra

Entre el 9 y el 17 de julio tiene lugar la tradicional campaña de Secja y Spekul, no podemos estar toda la semana ya que el jefe tiene otros planes para nosotros.... Pero sí que nos apuntamos el segundo finde para ir a la cena de despedida.
Hay prevista una entrada al sistema, pero la semana ha sido dura y no queremos tanta actividad así que apostamos por lo seguro: hacer topos pendientes en Bordillas.
  Hay una impresionante ola de calor y las temperaturas extremas hace que sea insufrible cualquier actividad que no sea bañarse en el río. Siempre habíamos tenido curiosidad por conocer el sendero equipado que va desde la Puntida a Bordillas por los cortados de Ajanedo, así que arrancamos a andar con la fresca de las primeras horas a buscar el cable.
  El sendero es mucho mejor de lo que esperábamos, pero sí que aseguramos con cuerda una pequeña trepada. Llegamos arriba todavía con sombras y nos vamos directos a la C83 una pequeña cuevita con "neoconstrucciones" a la que ya habíamos echado el ojo. La gracia de esta cueva es que tras la boca nos encontramos un cubio (típica construcción pasiega, que se utilizaba para natar la leche y conservar los productos que se obtenían). 
En el interior del cubillo aparecen varios tubos estrechos que acaban siendo impenetrables pero con corriente de aire. Arturo hace el inusual dibujo y al terminar ya hay demasiado calor en la calle.
  Dejamos las demás topos para otro día, vamos a la cueva de los Huesos a por agua y empezamos a bajar por el camino tradicional. Paramos a refrescarnos en la cueva del Burro y entre fotos y buitres llegamos al coche.
  Tarde de río y nos juntamos a cenar entre amenas conversaciones de cuevas y exploración.

Texto: África Márquez y Arturo Martínez
Fotos: África Márquez y Arturo Martínez

 

 

 

2022-06-25 Nuevo ataque a la TORCA sin humo, esto se pone interesante

Tras un largo de parón, por fin ha llegado la hora de volver a apretarle las tuercas a esta interesante torca que nos tiene a todos tan expectantes. Esta vez el equipo de espeleólogos destinados a esta misión estaba compuesto por los Proteus Gorka, Pascu y Sancha, y nuestro compañero Gabri de los madriles. 
El sábado decidimos madrugar más de lo normal, ya que cada día la punta de exploración comienza a estar más lejos. Sobre las 9:30 llegamos a la boca, y comenzamos el descenso a este “infierno” que cada día se asemeja más a Vietnam. 
Tras descender por los ya conocidos pozos, llegamos al “maravilloso” Meandro de la Excusa, donde comenzará la penitencia por esos pasos tan estrechos que nos obligan a contorsionarnos de maneras de las que desconocíamos que éramos capaces. 
Poco a poco, con mucha paciencia, y con cada vez menos tela en nuestros buzos, conseguimos llegar hasta el punto donde terminó nuestra última incursión con el descubrimiento de ese gran pozo y esos volúmenes que nos dejaron boquiabiertos. 
Una vez en la base este pozo, decidimos seguir avanzando en dirección este, continuando la trayectoria que nos marcaba el meandro, hasta alcanzar otro pozo de unos 20 m aproximadamente mostrándonos una galería de gran volumen. Una vez llegamos todos a la base, nos encontramos en un punto donde parecía no haber más continuidad, pero una pequeña grieta, impenetrable en un principio, nos llama la atención por la presencia de esa corriente de aire que tanto nos gusta sentir, ya que siempre es indicativo de que “por ahí tira”. 
Así que, a golpe de maza y taladro, comenzamos la desobstrucción de la laja en mitad de la grieta que nos impedía el paso. Tras una hora (y más) de lucha titánica con la laja, conseguimos abrir un paso lo suficientemente ancho para que, de nuevo retorciéndonos como buenos proteus que somos, poder acceder a una red de galerías descendentes que nos obligan a hacer algún que otro destrepe. 
De repente, esta torca, con su regla de una de cal y una de arena, nos regala otro pozo de otros 20 metros que nos transporta a otra galería de aún más volumen que las anteriores, dibujándonos a todos la sonrisa en el rostro. Avanzando hacia lo evidente, a unos 20 metros de la base de este último pozo comenzamos el descenso un resalte de unos 15 metros, donde, una vez en la base, se advierte un agujero en la oscuridad. 
Como siempre, el infalible método de comprobación del espeleólogo: piedra en mano, todos en silencio, piedraaa…. Cloon….cloon……………….………………clooooooooon. Todos pálidos, el eco que retumba por toda la galería nos advierte que debajo de nosotros podemos encontrarnos con una de esas galerías que te quitan el hipo, tan ansiada de encontrar y pisar con nuestros pies. 
Ya sin batería en el taladro y sin metros de cuerda para jugar, no nos queda otra alternativa que quedarnos con los dientes largos y volver a la superficie.
Si quieren saber cómo continua esta historia, no se pierdan el próximo capitulo. Continuara….

Participantes: Gorka, Pascu, Gabri y Sancha
Texto: Alejandro Sancha
Fotos: Alejandro Sancha

domingo, 19 de junio de 2022

LOS ENIGMAS DE LA CUEVA DE LOS HUESOS

INTRODUCCIÓN:
Este relato se corresponde más a una exploración de gabinete que de campo, aunque hayamos ido varias veces a la cavidad. Esta cueva ya había sido explorada y topografiada por nuestro grupo y al parecer por muchas personas antes.
Topografía realizada en 2011 por el Colectivo Alto del Tejuelo
 
A principios de julio, dando un paseo por Bordillas, fuimos a ver la Cueva de los Huesos. Y ahí estábamos, mirando cado uno una mancha negra de la pared a la que antes no se había prestado atención.
Volvimos a las pocas semanas a visitar la cavidad, pero con calma, al completo, con topo y con intención de detenernos el tiempo necesario para observar y recopilar información, ver cada pequeño detalle.
Una vez ordenado el material nos pusimos en contacto con varios compañeros que pudieran informarnos respecto al “hallazgo”. Todos coinciden en que hay que verlo in situ.
     Ubicación de las marcas localizadas
CONVERSACIONES:
----------------------------------------------------------------
21 JULIO 2021
     M. Gisbert: “Alguna igual son tizonazos de antorcha, pero otras parece que delimitan algo o son parte de alguna figura. Solo con fotos es difícil. ¿La cueva está cerca de alguna con restos? Visteis fragmentos de sílex o cerámica”
“Te adjunto unos pdf sobre lo que te comenté sobre cuevas con el denominado arte esquemático-abstracto. De otro libro, te adjunto un plano general del valle del Miera y dos cuevas que no salen en ese mapa”
Recibimos bastante documentación y leemos con gusto varios artículos:
- En torno al llamado “Arte esquemático-abstracto”: A propósito de unas fechas de Covalanas.
VELEIA, 20, 2003
Marcos García Diez y Manuel R. González Morales.
- Altamira. Revista del Centro de estudios montañeses. Tomo XLV.
----------------------------------------------------------------
     23 julio 2021
     Pablo Solares: “¡Buenas, Afri!
Pues la verdad es que no sabría decirte. Parecen más tizonazos que pinturas. Pero los tres puntos me mosquean... Carburadas no parecen...
¿Se llega en horizontal o hay pozos? ¿A qué altitud está la boca?
Si quieres puedo pasarte el contacto de Manolo Glez Morales, el anterior presi de la fede cántabra, que es catedrático de Prehistoria ahí en Santander.
Se las voy a enviar a Alberto Martínez, un arqueólogo que se federa en el Escar. Hizo su tesis sobre arte rupestre, a ver qué me cuenta...”
     Alberto Martínez: “A la primera güeyada...parecen trazos de carbón, pero sin forma... ahí en Cantabria se ven mucho en cuevas...suelen ser medievales
Como tou hay q velo en directo”.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
DESCRIPCIÓN DE LA CAVIDAD:
Esta pequeña cavidad horizontal, se encuentra en el valle de Bordillas a 642 m. de altura, al borde de un camino. Hecho que puede ayudarnos a entender algunas cosas, por el transito que implica.
Esta cueva cuenta con tres bocas de entrada:
- La primera, es la que utilizamos nosotros, se encuentra al lado de un camino, es horizontal, tenía una puerta tirada en el suelo que se levantó al encontrarla y aparecen unos números, que no sabemos a qué hacen alusión en un recuadro.
- La segunda se encuentra en una pequeña dolina y está parcialmente tapada por piedras que forman un pequeño murete, de manera artificial.
- La tercera es un pequeño pozo a pocos metros de la entrada principal.
Según entramos, encontramos un pequeño meandro a la izquierda. Si seguimos avanzando por la galería enseguida llegamos a una sala donde una chimenea realiza un importante aporte de agua, y donde se ha tallado una especia de pila creando una cómoda fuente.
Continuamos avanzando y encontramos en la pared derecha una enorme mancha de tonos rojos en la pared. Ahí la cueva se bifurca apareciendo un ramal a la izquierda.
Continuando por la galería principal, a la izquierda más manchas rojas, el techo va bajando y se progresa de forma ligeramente ascendente, aparece una zona con construcciones hechas con piedras a modo de pequeños vivacs o refugios.
Continuamos y llegamos a la segunda boca, la de la dolina.
Si avanzamos por el ramal de la izquierda posterior a la fuente, encontramos gran cantidad de huesos en el suelo y alguna pequeña gatera lateral.
Esta galería acaba en una escalada final con bloques y sin continuidad. A lo largo de toda la galería encontramos incontables marcas negras en la pared, rayas, puntos y diferentes tipos de trazos.
Diferentes marcas en negro
VISITA CON M.G.
El paseo por Bordillas, siempre agradable, luce especialmente bonito con los colores y luces del otoño. Miguel Ángel Gallego nos enseña cuevas y cubillos durante la aproximación, mientras nos cuenta historias de las exploraciones.
Llegamos a la cueva y a M. le inquieta que haya una puerta, pero tras decirle que la cueva tiene otras dos entradas sin rejas parece que su inquietud se convierte en incomprensión y curiosidad, tenemos delante un nuevo misterio.
Ya dentro de la cueva vemos distintas muestras de carbón y al M.G. le llama la atención la cantidad de huesos del suelo, algo que le resulta realmente interesante y todo un misterio. Al parecer hay varios osos cavernarios y restos de grandes herbívoros como podrían ser uros.
Respecto a las paredes su teoría apunta que podrían ser tizonazos propios de la Edad Media. Al parecer aparecen en más cuevas de Cantabria y las dataciones revelan que dejan de darse en este periodo probablemente por la aparición de las velas.
Las manchas rojas que apreciamos en la pared parece ser que son debidas a antiguas hogueras, el calor provoca cambios en las paredes apareciendo esas tonalidades y provocando la descomposición de la roca, por lo que vemos bajo estas manchas pequeños bloques en el suelo.
Entre todo esto hay cosas que continúan llamando la atención y siendo misteriosas. Hay un trazo negro distinto de los demás y aparece calcita por encima de las aparentes hogueras, lo que podría ser indicador de gran antigüedad.
Con algunas cuestiones resueltas y muchas nuevas preguntas salimos de la cueva y retornamos tranquilamente.
CONCLUSIONES:
Ya en casa empezamos a recopilar información. M.G. nos cuenta lo siguiente respecto al misterio de la puerta de la cueva:
 21 de noviembre, 2021
 “Ya he verificado que la puerta la puso el entonces encargado de la conservación de las cuevas, tras las denuncias en Cultura por parte de un veterinario de Liérganes.
Nunca más se ocuparon de ella. El lunes me dan más datos.
Por lo que he podido ver, tampoco figura en los inventarios de Patrimonio Arqueológico”
También nos hace referencia a la página web donde podemos comprar las escalas de fotografía. strati.es
----------------------------------------------------------------
M.G. sigue investigando mientras los aficionados nos dedicamos a descargar y retocar las fotos del finde. Recibimos un correo con nuevas noticias:
 22 de noviembre, 2021
 “He revisado los datos que tenía del inventario arqueológico y sí que aparece (ayer la busqué erróneamente por San Roque de Riomiera, pero pertenece al enclave de Calseca, que es el municipio Ruesga). Aparece en el inventario como “Cueva de los Osos de Burdillas” y describe lo que hay dentro, incluyendo los restos de osos y las marcas negras. Supuestamente hay una topo, a la que no puedo acceder, y unas coordenadas que la sitúan a unos 150 metros de donde está en realidad (mejor…). Curiosamente, no hablan nada de que hay otra boca, así que sospecho que quien hizo la ficha hablaba de oídas, pero tampoco menciona bibliografía al respecto. Voy a seguir haciendo averiguaciones y os mantengo informados.
Un saludo,
M.G.”
----------------------------------------------------------------
Dándole vueltas al asunto de las manchas rojas de la pared producidas por los fuegos nos surge una pregunta que pasa a respondernos M.G.:
 23 de noviembre, 2021
 Arturo: “Ayer nos acordábamos de las manchas rojas de la pared producidas por el calor de haber tenido fuego debajo y nos surgió una duda...
¿Con el paso del tiempo se ha borrado todo resto de hollín en el techo o el fuego se hizo con una fuente de calor que no produjera carbonilla?”
 M.G.: “Si os fijáis bien también se veían manchas negruzcas sobre la roca. El negro de humo sobre la pared a veces se conserva mal por la humedad de la roca, que lo lava.”
Cuando ya salíamos de la cueva, fijándonos en el suelo de debajo de las manchas rojas de la pared, vimos que había huesos con capa de calcita por encima, lo que sugiere una cierta antigüedad. Me gustaría hacer fotos al detalle y observar con detenimiento esas zonas, ahora que sabemos el origen de dichas manchas.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
DESENLACE:
Poco tiempo después, en casa, leemos el siguiente texto del Boletín Cántabro de Espeleología Nº10:
“La Cueva de los Osos, situada en el inmediato enclave de Calseca y provista de verja, fue vaciada en parte, con fines desconocidos de su yacimiento pateontológico en fecha no determinada, aunque antigua. Hacia los años 60 ó 70 del presente siglo fue sondeada y provista de verja. En Nuestra visita, en los años 80, la verja se encontraba ya completamente abierta, situación en la que actualmente continua.”
Con todo esto damos por zanjado el asunto, parece ser que la cueva no ha despertado demasiado interés paleontológico o arqueológico, pero quizá algún día tenga valor etnológico, por ejemplo.
Poco después dando otro paseo por la zona entramos a visitar una pequeña cueva y…
Continuará…
Queremos dar las gracias a todas las personas que nos han ayudado con esta aventurilla, bien facilitándonos información, bien acompañándonos a la cavidad.
Texto: África Márquez y Arturo Martínez
Fotos: África Márquez, Arturo Martínez y Miguel Ángel G.