Páginas

jueves, 8 de septiembre de 2022

2022-09-03 En busca del terreno conocido

Otra jornada más de trabajos calamitosos pero fructíferos en la Torca sin Humo.


Dormimos en la antena para agilizar al día siguiente y no tener que mover coches ni perder tiempo en preparativos, directamente al lío.

El paseo agradable como siempre, además el sol aún estaba escondido por encima de las nubes y detrás de los grandes bloques calizos de la zona, lo que nos permitió una llegada a la cueva sin gota de sol.


A las 10:15 o así, cuando el sol ya asomaba comenzamos a bajar los primeros pozos, pin pan, cantando, bailando y ya se acabó lo bueno, que llega el meandro, llantos, pasos de saca, por aquí por allí, no quepo, ahora así, mejor no, la cámara al fondo del meandro…, pues nada hay que bajar a cogerla. Una vez recuperada seguimos con lo nuestro camino a punta, cabe destacar la labor de Gorka en jornadas anteriores que entró a explorar, la cantidad ingente de tierra y piedra que movió para facilitar algunos pasos estrechos bastante delicados, muchas gracias amigo.  Tardamos unas cuatro horas calculo nuestro compañero Cámara al último punto de topo de la última entrada, ahí ya era terreno no conocido con una pinta exagerada, un volumen grande nos esperaba, el eco era increíble, en ese punto estábamos a -186 metros desde la calle. La cavidad va cogiendo forma de cueva, se ven redes de pozos, fracturas y dimensiones grandes, esto ya parece otra cosa. Empezamos a equipar para buscar ese volumen grande, bajamos unos 40 metros aproximadamente que nos dejaba debajo de un caos de bloques, al subir ese caos de bloques teníamos ese volumen grande, una gran sala con su techo colgado a 60 metros del suelo, y lo característico de la sala aparte de la dimensiones es un bloque en forma de montaña puntiaguda en medio de la misma sala.


Para subir ese caos de bloques y llegar a la sala y no jugarnos el tipo, montamos cuerda, esta cuerda luego la quitaríamos de allí y llevaríamos la instalación por encima de los bloques desde la fractura superior que habíamos bajado anteriormente, así la otra cuerda nos permitiría seguir nuestra andadura por la sala.


La fractura continuaba al otro lado de la sala dirección sureste,  unos 10 o 15 metros de descenso más aproximadamente nos dejaba en otra colmatación de bloques limpios y chorreados por el agua que caía de la parte superior en esa zona.

Revisando bien toda esa zona, de unas dimensiones de 5 metros por 5 metros aproximadamente, se movió un bloque bastante grande y vimos que había continuación, había que seguir bajando y el material se nos había acabado y además era demasiado tarde. Se veía en ese punto suelo horizontal con bastantes goteos de agua, y por otro punto entre bloques también se veía suelo horizontal, tendremos que bajar para ver como sigue la cosa pero tiene muy buena pinta.


La vuelta se hizo algo más larga, además de ir revisando posibles zonas interesantes cercanas a la punta con algo de tranquilidad, también equipamos un paso bastante delicado que te jugabas un talegazo importante.

Sobre las 18:45 emprendimos el camino de vuelta y a las 00:30 aproximadamente  ya estábamos todos fuera del agujero.

Nos quedaba la vuelta al coche y descansar, que estábamos triturados. Las labores de desobstrucciones que teníamos pensadas para el domingo en la torca iban a posponerse a otra jornada, no estábamos para mucho más el domingo que no fuera estar relajados.


Mil gracias a todo el equipo, tanto a los que entramos a la torca, como a los que están fuera atentos de todo dando instrucciones e información.


Participantes: Cámara, Gabriel Pomares y Cristian Sampedro

Texto: Cristian Sampedro

Fotos: Cristian Sampedro