jueves, 7 de noviembre de 2019

Puente de noviembre, trabajos de exterior

Jueves 31 de octubre.

21:00 hora zulú. Quedamos José Miguel, Mónica y yo para salir a Cantabria con intención de buscar una boca para tenerla localizada y prospectar por el camino.

Llegamos tarde tras parar a ver la cascada del Asón de noche a Bustablado y allí nos encontramos con parte del equipo que iba a darle caña a una cavidad de la zona durante unos días. Saludos varios, los que van a pernoctar en cueva se retiran a dormir y nosotros acabamos en la cama al poco.



Cascada del Asón de noche.

Viernes 1 de noviembre.

Nos levantamos con la calma. Y coindicimos con el equipo de exploración al completo preparando los aperos de curro para los días dentro de la cavidad. Desayunamos, preparamos lo nuestro y casi salimos los dos grupos a la vez.

Nosotros empezamos con un día nublado, pero buena temperatura. Así que, en nada, por un camino bastante cómodo, coincidiendo con el mismo burro de la última vez que estuve por la zona andando, llegamos al principio del valle para comenzar un ascenso a la ladera contraria.



Primer calcetín.

Encontramos una boca marcada que se bajó y topografió, un calcetín de 20 o 21 metros sin más desarrollo, y un sitio interesante para volver. Yo decido no asomar el culo en este último porque llevábamos sólo un equipo de verticales, 30 metros de cuerda y pocos anclajes. Aún así hablamos y decidimos comer y que me lo piense mejor. Tengo los dientes largos, quiero saber qué hay. Lo de después pues fue un tormentón que nos empapó hasta los huesos, ni comer pudimos. Recogimos los bartulos y a correr monte abajo en línea directa a Bustablado… Para cuando llegamos al pueblo salía el sol… y nosotros escurríamos agua. (Y yo sin haber bajado un poco al “bujero”.)



Agujero nuevo. Sin marcar, sin instalaciones (o al menos no las vimos).


Unas cervecitas, comentamos la jugada y miramos el tiempo para el sábado. Dan malo, peor que hoy… Vienen mañana dos compañeros más, Cámara y Laura . Prospectar no se va a poder así que tocará visita a algún lado conocido cercano (por no volver a mojarnos enteros) o algo cercano pendiente. (Y otro día que tampoco voy a poder asomar el culo…)

Hemos comido muy tarde en el pueblo y no sabemos que hacer, como en Arredondo hay feria del ganado, decidimos acercarnos a dar una vuelta. Para cuando llegamos la feria está desmontándose y nosotros tomando unas cervezas. Vuelta a Bustablado y a dormir.


Sábado 2 de noviembre

Al final toca trabajo en una incognita de una cueva cercana, con aproximación inexistente desde el coche y horizontal. Para un día de lluvia es que te toque la lotería. Eso sí, el trabajo que íbamos a hacer fuimos incapaces de realizarlo. Primero no encontramos el punto, cuando lo encontramos no encontramos la gatera. Y después de varias vueltas (que lo bueno es que la cueva ya la conocemos bastante bien) se nos hace la hora de irnos.



Un precioso lago color verde.


Una cerveza, despedida de los compañeros que vuelven a Burgos, unas cervezas, que en Arredondo ayer bien, volvamos,… Al final dormimos en Arredondo a la espera del domingo para comer con los compañeros del otro grupo.



Felices a pesar de no haber encontrado la gatera.



Domingo 3 de noviembre


Nos levantamos con la paz, desayunamos, decidimos intentar una ferrata cercana (de la que nos volvimos por estar mojado y resbaladizo de la lluvia de la noche) y aparecen Alboroto y Alba. Nos acercamos a Bustablado para tomar algo y esperar a los compañeros y justo avisan que están fuera. Así que, en coche, por la pista, nos vamos al camping a comer y comentar el finde.

Comer, ji ji, ja ja, y cada mochuelo a su olivo que el lunes es día de escuela.

Finde redondo.